Isco deslumbra en Múnich: trabajo, pases a lo Laudrup y ovación alemana