Isco y Özil, ¿dos magos compatibles?