Isco y James, sin hueco en el Madrid: de rivales por un puesto, a compartir banquillo