Isco se vino arriba con el gol del Barça y acabó ganándose la ovación del Bernabéu