Iniesta tomó el mando azulgrana frente al Granada en ausencia de Messi