Indignación culé con la llegada del Barcelona a Sevilla