Iker Casillas lo tiene claro: la Eurocopa de Francia marcará su futuro deportivo