Ibrahima marca la diferencia para Osasuna