Ibra, ¿próximo objetivo de Mourinho?