Huye de las cámaras, llega tarde a la concentración… Jesé no levanta cabeza