Los aficionados paran un partido para buscar… ¡un objeto que trae mala suerte!