Guardiola no ha perdido la clase: dio toques en el césped del Camp Nou hasta aburrirse