Pep Guardiola llega a Manchester con un baño de masas y... olvidándose de España