Guardiola, enfadado con los árbitros