Guardiola pidió la hora al árbitro y celebró el gol del Bayern... ¡como si fuera Champions!