Guardiola y Garrido, el reencuentro