El Guangzhou Evergrande de Scolari gana la Superliga china por séptima temporada consecutiva