Guadalajara conquista el Clausura mexicano y cierra un sequía de 11 años