Griezmann y sus peores seis semanas: la delgada línea de la gloria y la derrota