El look de Griezmann dio la vuelta al mundo: pesqueros, zapatillas plateadas y sin corbata