Griezmann hace de periodista y tiene que aguantar el ‘vacile’ de Koke