Griezmann llega al Bernabéu peleado con el gol: cinco partidos sin marcar