Griezmann, solo en el ataque para sentenciar el pase a cuartos en Champions