El Granada sonroja al Betis y mete presión en la zona roja