El Granada está cansado de defenderse de las graves acusaciones sobre posibles primas