Granada estalla con los árbitros