Gerard Piqué sigue enamorado y pegado a su ‘Periscope’