De Gea lo hace fácil en su primer partido oficial: la portería de la Roja está cubierta