De Gea comienza a desesperarse y lleva dos días entrenando con los suplentes del United