El Valencia y Gayá, en punto muerto por la renovación del defensa