Gary Neville coge aire y tres puntos tras la victoria ante el Málaga