Los agujeros de las medias de Gareth Bale son como terapia psicológica