Gareth Bale tensa la cuerda con el Tottenham