Este es el gran secreto de Gareth Bale: lleva en sus espinilleras al dragón de Gales