Gareth Bale lleva 24 días sin jugar y aparece cojeando en un acto del Real Madrid