Gameiro, observado de cerca por el Barcelona en la final