Gameiro, incomodado por los cánticos de la afición rojiblanca en su presentación