Gameiro conquista el Pizjuán y Emery casi se deja el brazo en un golpe al banquillo