Gameiro ya sabe cómo se las gasta el Profe: resoplidos y cansancio en su primer día