Gafas, silbato, cuaderno y agua: los inseparables de Lopetegui en su primer día