Más que un partido en Saint Denis: El fútbol ganó a la violencia en Francia