Una noche tranquila para Florentino Pérez: ni galáctico ni fichaje de última hora