Florentino, el primero de los 'Mourinhistas'