¿Un nuevo caso Figo? Neymar podría seguir sus pasos aunque nunca sería perdonando