Fernando Torres parece haber amortizado ya su vuelta al Atlético de Madrid