La Federación cree que el tratamiento del Real Madrid agravó la lesión de Morata