La Federación alemana afronta un pago millonario por el escándalo del Mundial 2006