Falcao, una fábrica de golazos