Fábregas celebró con rabia su partidazo en Vigo y la grada del Celta le pitó