La FIFA asegura que las obras del Mundial de Rusia marchan bien, pero queda "mucho por hacer"